Connect with us

NekoAnime: Blog Oficial

Isshuukan Friends #Reseña – La magia de una semana

Reseñas

Isshuukan Friends #Reseña – La magia de una semana

Isshuukan Friends #Reseña – La magia de una semana

La adolescencia es una etapa complicada en la vida de toda persona, pero lo que le da esa pizca de particularidad es la capacidad del individuo de magnificar. Me refiero a situaciones simples, problemas cotidianos, pequeñas alegrías, todo vivido y expresado de forma exponencial. Y ojo, no digo esto como algo negativo sino que es un aspecto que bien podríamos conservar a lo largo de la vida, pero con las enseñanzas que nos dejan esos años para aprender a saber cuándo magnificar y cuando no.

Ahora bien, Isshuukan Friends toma ese aspecto de la adolescencia y lo enmarca en una historia que tiene su tinte de ficción, en forma de una extraña condición que sufre nuestra heroína, pero que nunca deja de tener un ancla a la realidad para con los miedos, dudas, actitudes, problemas, y alegrías que vive un adolescente.

Todo esto expresado de forma exquisita por todos sus personajes. Dado que si bien la serie tiene dos protagonistas puntuales, es innegable el hecho de que la interacción de cada personaje que sale, ya sea en mayor o menor medida, aporta contenido significante al grupo total que hace la serie.

En cuanto a lo que se trata la serie en sí, es una idea que ya hemos visto antes, pero me atrevo a decir que no manejada de la manera que se maneja acá, y no desde el punto de vista que aquí se presenta, así como las situaciones que se desenvuelven de la misma.

La cuestión es que tenemos a Fujimiya Kaori, una jovencita de secundaria con buenas notas que siempre está sola, no habla con nadie y se la ve bastante apática. Esta chica atrae la atención de Hase Yuuki, un chico que siente curiosidad por el hecho de que Fujimiya-san no tiene amigos y no se habla con nadie, y es por esto que intentara hacerse con su amistad.

Al comienzo es rechazado de forma rotunda por Fujimiya-san, pero a pesar de todo, y siguiendo esa corazonada que lo motiva, sigue presionando. Ahí es donde descubrirá porque Fujimiya-san no hace amigos, y eso es porque tiene una extraña condición que hace que pierda la memoria de sus amigos todos los lunes, y para evitarse todos los inconvenientes y el dolor que esto conlleva decidió no hacer ningún amigo nunca más.

Pero esto no va a detener a nuestro héroe, Hase-kun, quien va a insistir hasta que Fujimiya-san acepte ser su amigo, proponiéndole que lleve un diario en el cual puede escribir las experiencias con sus amigos y así leerlo todos los lunes para intentar recordar.

Todo esto ocurre en el primer episodio y abre las puertas a todo lo que se viene. De ahí en adelante vamos a tener a una Fujimiya-san muy diferente a lo que la serie nos hace sospechar al principio, dado que ella es una chica alegre, habladora, amistosa, que está interesada en un montón de cosas y desea sobre todo compartir experiencias con amigos.

Esta Fujimiya-san se despertara de golpe frente a su nuevo amigo, quien la ayudara en esta tarea de intentar fabricar nuevos recuerdos y lidiar con el problema que ella tiene.

Aquí se darán diversas situaciones, como almuerzos juntos, vacaciones, ir a alguna tienda, video juegos, etc.; bien clásicas dentro de la imaginería nipona del anime, pero como comente en un comienzo, es una serie donde los personajes son muy importantes, y el contexto pasa a segundo plano al momento en que las relaciones entre estos se hacen protagonistas, y más con el condimento de la enfermedad de Fujimiya-san como carta extra para aportar drama.

Y si bien Fujimiya-san será la heroína, y su condición el plato principal, la serie se la roba Hase-kun, un personaje que es la clara representación de esa imagen de adolescencia simple y complicada que comente al comienzo. Hase-kun es un chico que se preocupa realmente por Fujimiya-san, es más, es el típico chico que se preocupa por los demás y desea darles una mano, de la forma que fuera, todo desde una perspectiva bastante sincera, sin segundas intenciones.

Hase-kun quiere ser amigo de Fujimiya-san y sabe que va a ser complicado, es más, durante la serie lo vamos a ver sufrir por el hecho de que ella no lo recuerda, o una que otra situación que ponga en peligro lo poco que logra construir alrededor de la joven para ayudarla con su problema.

Y ahí estará un detalle importante, porque si bien Fujimiya-san puede leer su diario y así saber que sucedió, todos los recuerdos, emociones y sensaciones se amontonaran en Hase-kun y vamos a experimentar su dolor y sus inseguridades a pesar de estar decidido a seguir con todo lo que se plantea.

En momentos el chico se hará enormes problemas por cosas que son muy simples, al tiempo que tomara situaciones bastante complejas y las lograra reducir a una explicación simple, todo sin verse desfasado o forzado. Todo esto porque Hase-kun cae en el clásico adolescente que te puede escuchar y darte una mano con tus problemas, pero no es muy bueno manejando aquellos que lo tienen a él como principal protagonista.

Y aquí entra uno de los personajes que más me gustaron de la serie, y que creo que toda serie de romance, amistad, adolescencia en general, debería tener… un amigo. Kiryu Shougo es el amigo de Hase-kun, y es muy diferente a él también. Shougo es un chico directo, sin vueltas, sin complicaciones, cínico, de pocas pero certeras palabras. Es el cable a tierra de Hase-kun y le dará más de una vez un concejo frio, sin anestesia, pero preciso.

Así es como Shougo logra equilibrar a Hase-kun y evita que explote. Cabe señalar que Shougo es el personaje que siempre espero en series adolescentes con protagonista masculino, no un amigo que haga de personaje gracioso, o esté ahí para resaltar al personaje principal, sino uno con el que nuestro héroe pueda interactuar y generar contenido.

Y si bien algunas series optan por poner a una chica en este papel (moe moe moe!!), no es lo mismo, dado que una relación adolescente entre personajes de distinto sexo nunca será la misma que una entre personajes del mismo sexo, son papeles que cuando se mezclan se suelen sentir forzados, y así mismo, el personaje del amigo (con personalidad) ayuda a aportar una importante cuota de realismo al conjunto.

A todo esto, Shougo, no está ahí nomás para dar uno que otro eventual concejo, dado que pasa a formar parte fundamental de la serie ya que sus interacciones con Fujimiya-san son muy significativas, abre la trama por otras direcciones y ayuda a renovar el contenido entre Fujimiya-san y Hase-kun.

Ni que hablar de cuando hace aparición Yamagishi Saki, una jovencita algo olvidadiza que también intentara hacer amistad con Fujimiya-san y tendrá cierta relación con Shougo, una relación que bien podría dar mucho espacio para contenido, si así se pretendiera.

Estos cuatro personajes serán los principales de la serie, y entre estos cuatro construirán el contenido de la misma, sin olvidar que los principales siguen siendo Fujimiya-san y Hase-kun.

Es así como la serie ira avanzando en cuanto a la condición de Fujimiya-san; como su relación con Hase-kun, y como las dudas de este se convulsionan a medida que ocurren diversas situaciones, pero ojo, no será solo el chico el que tendrá uno que otro drama en su cabeza para con la relación que tiene delante, porque Fujimiya-san también se preocupara, dudara, y tendrá sus miedos, y más para cuando la serie comienza a avanzar hacia el final.

Ahora bien, el final de la serie, y aquí hago un párate y para los que no la vieron saltéense los siguientes párrafos y arranquen en la próxima negrita.

Sobre el final de la serie

El final. Por ahí uno pensara que la serie termina con un final abierto. Pues sí, en cuanto a la relación de nuestros personajes y su vida, claramente termina con un final abierto, pero para con el tema de Fujimiya-san y su pérdida de memoria, no veo que así sea.

La serie te plantea hacia el final que la jovencita está superando su problema gracias a la interacción con sus amigos, y si bien de repente se enfrenta a lo que le genero su condición y sufre un retroceso, ese enfrentamiento, el conocimiento de que es lo que le hizo llegar a donde llego, es lo que evitara que en un futuro vuelva a suceder. Porque aquí la chica logra superar ese problema, y comienza a construir de nuevo.

Es por eso que creo que si bien hacia el final ella aun utiliza su diario, solo será cuestión de tiempo para que ya no lo necesite y su condición quede como un recuerdo del pasado y no una constante en su presente.

Ahora bien, saliendo del spoiler.

La serie en definitiva te plantea una muy linda historia adolescente de drama, romance y amistad, pero una amistad desde un punto de vista muy simple, un romance cálido, lento y bien llevado, y un drama que va a tener sus picos de tensión así como sus momentos de comedia para liberar un toque la historia.

El diseño, la animación y la música

En cuanto al apartado técnico la serie se defiende muy bien. Los diseños de personajes son encantadores, y si bien el estilo es muy sobrio en cuanto a riqueza, logra captar muy bien a los personajes y hay que admitir que le aporta toneladas de moe al asunto sin necesitar que nuestros personajes entren en alguna situación moe para destacar al mismo.

La animación es buena, nada del otro mundo, pero se comporta de forma excelente para el tipo de serie que se propone, sin perder la calidad en ningún momento. Los fondos le aportan una gran personalidad a toda la producción y un toque casi mágico al asunto, al tiempo que propone el enmarcado en cierto ambiente teatral, logrando escenas como si de una puesta en escena se tratara.

La música acompaña en todo momento, siendo aspecto fundamental de la producción; y la narrativa se roba el escenario técnico, manejando cuidadosamente los tiempos y escenas en una serie que muy fácilmente podría caer en el aburrimiento y el tedio.

En definitiva, Isshuukan Friends es una serie que me compro en su primer episodio y a lo largo de la misma se convirtió en mi favorita de las que terminaron en su temporada. Totalmente recomendable para los que deseen ver un drama estudiantil con tintes de romance, pero ojo, este no es el típico drama estudiantil romántico, sino que es uno que se permite ser mucho más aterrizado, jugar con detalles simples y encarar lo complejo desde los mismos, siempre desde una perspectiva adolescente inocente y creíble.

Una serie cuyos personajes tienen la configuración perfecta para gustar, pero esto es porque son personajes altamente identificables y que uno se puede encontrar sin ningún problema en nuestra sociedad.

Opening, “Niji no Kakera (虹のかけら;Fragmentos de Arcoiris)” por Kon Natsumi

Ending, “Kanade (奏;Tocando un instrumento)” por Amamiya Sora

Texto Original de pululon

Comments

More in Reseñas

NekoAnime en Facebook

Comentarios recientes

Top Mensual

To Top