Connect with us

NekoAnime: Blog Oficial

Space Dandy #Reseña – Un dandy en el espacio

Reseñas

Space Dandy #Reseña – Un dandy en el espacio

Space Dandy #Reseña – Un dandy en el espacio

¡Esto todo un viaje, nena!

Si me apuran y me preguntan cómo es que Space Dandy cobró vida, yo digo algo como que BONES, uno de los mejores estudios del momento, que no tienen miedo de llevar adelante prácticamente nada y han sacado producciones celebradas a los largo del planeta así como puestas en un pedestal en Japón, se comunicó con un viejo conocido de la casa, Watanabe Shinichiro, quien supo hacer Cowboy Bebop, Sakamichi no Apollon, Samurai Champloo, para que hiciera una serie, la cual resulta que sería una comedia, género manejado por Watanabe-sensei, pero no siendo el principal de sus producciones.

Ahora bien, una vez contactado Watanabe-sensei con el objetivo de que hiciera lo que se le cantará, este formuló una idea y llamó a un montón de amigos para que sirvieran de escritores y directores en una suerte de collage de ideas, conceptos y estilos, todos dando vueltas alrededor de un personaje… Dandy. Y de ese cóctel de delirios salió una de las mejores producciones de los últimos tiempos.

Porque si se tiene que definir a Space Dandy con una palabra, collage es la idea perfecta. Collage de ideas… collage de estilos de narrativa, de animación, de música, de conceptos, de personajes. Space Dandy es como hacer a las Chicas Superpoderosas, o sea, azúcar, flores y muchos colores, pero en serio y con una cantidad de ingredientes sumamente mayor y completamente disparejos.

Y uno pensara, si son completamente disparejos los ingredientes como es que el producto final se sostiene… pues ahí radica la magia de Space Dandy, y la genialidad de Watanabe-sensei como director de todo este delirio, porque se sostienen, hasta el más delirado de los detalles se sostiene.

Porque tenemos un alíen que hace un ramen especial desde otra dimensión, confinado a la misma por un desafortunado y extremadamente estúpido accidente, lo que provoca una escena de drama y seriedad para cerrar un episodio que parece salido de una juntada falopera entre amigos. Y eso es por nombrar uno de los tantos cruces de realidades conceptuales y de género que la serie toca.

Space Dandy no es como el anime promedio, es ese anime que si se lo haces ver a alguien para introducirlo al mundo del anime, al finalizar un episodio se va a dar vuelta y te va a preguntar que acaba de ver… pero le va a gustar. Lo único que se me viene a la memoria hoy por hoy que pueda ser remotamente parecido a Space Dandy, en cuanto a lo delirado, es Abenobashi, y aun así, gracias a la forma en que la primera está realizada toca un espacio único y original dentro de la miríada de series que se han producido.

En cuanto a la idea, Space Dandy nace de un concepto muy simple. Estamos en el futuro, en el espacio, y Dandy es un cazador de alienígenas. Su misión es buscar alienígenas extraños y registrarlos en el centro de registros de alienígenas para hacer un buen dinero.

En esta misión lo acompaña su compañero robot aspiradora QT, y rápidamente se une a la banda Miau, un alienígeno gatuno fanático del twitter espacial. Así es como Dandy, quien es un pervertido del alma, y sus compañeros se embarcarán en peligrosas y desquiciadas misiones en mundos extremadamente extraños, para buscar alienígenas aún más extraños, metiéndose en situaciones totalmente desquiciadas.

Tambien hay que señalar que hay un par de personajes recurrentes en la miríada de extrañas personalidades que surcaran la pantalla; por un lado tenemos a Scarlet, la mujer que atiende siempre a Dandy en el centro de registros de alienígenas, y Honey, la joven que trabaja en Boobies, en restaurante de comida del cual Dandy es fanático y que se caracteriza por tener a sus chicas en trajecitos bastante reducidos.

También están el Dr. Gel y Bea, científicos del Imperio Gogol bajo el mando del Almirante Perry, que están detrás de Dandy por razones que desconocemos, y que la mayoría de las veces terminan muertos. Después de fondo tenemos la guerra entre el Imperio Gogol y el Imperio Jaicro, en una suerte de confrontamiento espacial por la supremacía.

Con eso de base Space Dandy se dispara sin un destino aparente. Dado que la única excusa para que se conjugue un episodio es que salga Dandy, posiblemente sus amigos y de vez en cuando el Dr. Gel con Bea persiguiendolo. De ahí, lo que venga, y lo que venga en serio. Es aquí donde la serie toma su aporte más original al género del anime, dado que gracias a la numerosa convocatoria de escritores y directores bajo el mando de Watanabe-sensei hacen de esta una serie multifacética.

Todos los episodios cuentan con aspectos muy personales y huellas de sus creadores por todos lados, cosa que los diferencia profundamente del resto. Y cuando me refiero a aspectos personales me refiero a cambios profundos en cuanto a los demás, siempre manejando la base que nombramos anteriormente.

O sea, la comedia es protagonista indiscutible, pero tendremos episodios dramáticos, románticos, satíricos, comedia disparatada, ecchi, chistes pésimos, episodios filosóficos, inteligentes, estúpidos, desquiciados, un toque más centrados, un musical por allí.

Si tendría que hacer una analogía con algo, lo más cercano sería una serie de comic yankee, pongamos Spider-Man, que a lo largo de sus décadas de publicación tuvo toneladas de dibujantes y escritores, se mantuvieron ciertas líneas y se trazó una suerte de hilo argumental, pero cada equipo creativo hizo lo que quiso. Algo así es Space Dandy, concentrado en poco más de dos docenas de episodios en sus dos temporadas.

Es así como uno no puede dar un resumen argumental de la serie más allá de sus aspectos superficiales, dado que no es una serie donde predomine un género sobre el otro, salvo por la comedia, de la que se puede decir que te matas de risa, o una trama sobre otra. Por eso si nos ponemos a hablar de lo dramático de X episodio, estaremos un rato, y después de lo complicado conceptualmente del otro, otro rato más, y eso sin llegar a tocar el aspecto técnico, con el cual estaremos otro rato.

Y esto es porque es patente la libertad que tienen los diversos equipos creativos que van circulando a lo largo de la serie. Y un dato interesantísimo es que más allá de esa libertad, en el fondo tenemos un débil, pero concreto hilo argumental, tenemos una suerte de desarrollo en algunos personajes, hay un pegamento secreto y a veces imperceptible que hace que toda la locura junta tenga sentido.

Que si hablamos de sentido, pues la serie te vuela el cerebro hacia el final dándole sentido a todo, pero cuando digo todo es TODO, lo que pasa a lo largo de la serie, metiendo incluso en esta suerte de explicación conceptual global, a uno sentado frente a la pantalla viendo a la serie.

Pero ojo, no hay que tener el cerebro funcionando a full para captar todo, la serie se toma el lujo de dar sus explicaciones de una manera ridículamente simple. Además es una serie que puedes verla intentando descifrar lo que los equipos creativos han metido ahí, o simplemente apagar tu cerebro para verla y reírte un muy buen rato.

Ahora, si nos vamos al aspecto técnico, podemos agarrar lo mismo que pusimos arriba en cuanto al argumento y transportarlo a lo técnico. Tenemos una base, los diseños de personajes, y la banda de sonido… de ahí, cada quien hace lo que se le canta. La animación es un despliegue de estilos constante y los recursos de la misma van a circular vertiginosamente a lo largo de la serie, dado que cada episodio pone su sello, mas allá de que algunos son algo parecidos entre sí en cuanto a lo técnico.

La narrativa es la que el director de turno y la historia nos proponga, teniendo episodios vertiginosos y acelerados y otros asquerosamente lentos y pausados. Desde colores fuertes a colores apagados, desde el detalle en la animación hasta la animación de vanguardia, rotoscopia y demás cosas que a uno se le cruce por el cerebro.

Por su parte la música será una de las constantes de la serie y encajará perfectamente en el delirado ritmo en que se suceden los estilos narrativos y de animación, dándole mucha identidad a la producción.

Ahora bien, comentamos que la comedia es la constante de la serie, y en cierta medida es aquello que aglutina todos los demás estilos y le da un sentido a esto. La comedia delirada de Space Dandy es el eje alrededor del cual gira esta producción y personalmente creo que es lo que hace posible la diversidad, dado que de la comedia se puede disparar para cualquier lado. Así mismo, Dandy como personaje se hace realmente fuerte, siendo un tipo de características bastante simples, pero con detalles muy profundos que se mantienen constantes en la producción y aportan su cuota de sentido a todo el disparate.

Por momentos veremos a Dandy como un personaje principal, y otros como una excusa argumental gracias a sus características argumentales. Dandy como el cazador de alienígenas, y Dandy como una fuerza narrativa que sirve para explicar cuestiones profundas de la serie.

Y es la personalidad simple y despreocupada del personaje que cae como anillo al dedo de este tipo de producción, es su visión la que nos abre las puertas a este mundo lleno de locura y colores que es la serie. Es la clase de personaje que es completamente transparente y lo captas y conoces al toque, pero así mismo no es lo que parece, pero sin ocultar secretos que cambie la forma que tiene uno de mirarlo o interpretarlo.

Dandy es un tarado, pero no es estúpido, es egoísta, pero no es desalmado, es codicioso, pero no es avaro. Por momentos parece ser un personaje que se pensó dos segundos para hacerse, y por otros uno en el cual se puso un buen tiempo de actividad cerebral para hacer que encajen todos sus detalles. Ese es Dandy, el protagonista de la serie y héroe (desconocido) del universo.

En definitiva, Space Dandy es una gran obra de este tiempo, llena de referencias pop modernas, no tan modernas; con sus críticas a aspectos sociales, políticos y demás en medio de una oleada de comedia disparatada con tintes de todo tipo de géneros concebidos en el anime.

Una serie que te presenta diversos estilos que hace que uno se sorprenda episodio a episodio; una serie que cuando arranca su opening sonreís, porque sabes que algo bueno se va a traer. Space Dandy es una gran serie, completamente recomendable para todos los que ven anime, y en especial para aquellos que abogan por algo distinto.

Y no, no es ajeno a lo que suma comercialmente en estos días, pero Space Dandy lo toma de forma grosera y lo pega en el collage colectivo que es y lo hace propio, original e interesante. Así que véanla, es completamente recomendable, un you must de estos días… no se van a arrepentir, nena.

Opening, “Viva Namida” (ビバナミダ;Viva Teardrops) por Yasuyuki Okamura.

Ending, “Welcome to the X Dimension” por Etsuko Yakushimaru.

Texto Original de: pululon.

Comments

More in Reseñas

NekoAnime en Facebook

Comentarios recientes

Top Mensual

To Top